Acompañarte en tus momentos especiales y hacer que también lo sean para mí.

No es necesario que seas una super modelo, ni tampoco te pediré que hagas poses raras ni posturas forzadas; quiero que seas tú. ¡¡Adoro la naturalidad...!! Mi objetivo es que cuando dentro de unos años mires las fotos, te reconozcas y revivas las emociones y sensaciones del momento. También por eso no te encerraré en ningún estudio ni te apuntaré con una batería de flashes: Trabajo en exteriores y con luz natural, especialmente la del atardecer. De forma muy puntual, puedo usar algún flash.

Tu naturalidad y espontaneidad se unirán a mi visión artística para conseguir ese recuerdo tan especial que buscas.

Pero como sólo con declaraciones no basta, comentarte que utilizo un equipo profesional con cámaras y objetivos de gran calidad. Sabemos que la tecnología puede fallar, por lo que siempre trabajo con dos cámaras que, además, tienen dos tarjetas de memoria cada una, lo que me permite hacer copias de seguridad en tiempo real mientras estamos haciendo el reportaje. Y una vez en casa, nuevas copias de seguridad en dos dispositivos diferentes.

Además, si tu encargo incluye álbum, copias u otra clase de material, será también de lo mejor del mercado: he buscado y he hecho muchas pruebas hasta encontrar la calidad que buscaba y que tú te mereces.

Y como sé que te vas a morir de ganas de verlo y enseñárselo a todos, sea cual sea tu reportaje me comprometo a entregártelo en ¡menos de 4 semanas!

Puedes consultar mis tarifas aquí.

Como puedes ver, para mí, sólo hay una manera de hacer las cosas: ¡bien hechas! Te garantizo una implicación, una responsabilidad y un compromiso del 100%. Pongo las mismas ganas y la misma ilusión que yo quise para mí.

¿Me cuentas tu ilusión?